28 noviembre 2012

Alcazaba de Málaga, exterior.










Fenicia, romana, visigoda, bizantina, musulmana, cristiana y de los turistas. Siempre unida a los avatares de la ciudad, que llegó a integrarla tanto en su casco urbano, que casi la hizo desaparecer rodeada de viviendas hasta fechas muy recientes.
Nosotros hemos conocidas las casas adosadas a la muralla en el actual paseo de Don Juan Temboury, que recibe el nombre del gran restaurador de la Alcazaba a partir de los años cuarenta del siglo XX.
Como anécdota podemos contar que mi madre vivió, sobre los años treinta, en una de dichas casas, vecina a la del poeta Salvador Rueda, y mis tíos, usaban como campo de futbol, el vecino solar del actual Banco de España.
Un poco antes, en la segunda década del siglo VIII, se inicia la historia musulmana de la Alcazaba al ser levantada por Badis-Maksan en los primeros años de la conquista árabe. En tiempos del primer emir del Al–Andalus,  Abd el Rahman I se mejora su estructura y murallas. Tras la caída del Califato en 1026 se convierte en fortaleza-palacio de los reyes de Taifas de Málaga y en 1238 pasa a ser residencia del gobernador del reino nazarí de Granada, hasta que el 19 de agosto de 1487 tras un largo y cruento asedio cae en manos de los denominados Reyes Católicos.

Texto publicado en  http://miguelbueno.blogspot.com.es/2012/01/alcazaba-de-malaga.html con fotografías del interior de la alcazaba

22 noviembre 2012

Otoño en flor, Málaga










Durante el mes de noviembre en Málaga capital disfrutamos de la segunda primavera, si las lluvias son tempranas y la temperatura, como es habitual, ronda los 20 º C, vuelven a florecer los naranjos de Puerta Oscura y las ceibas alcanzan todo su esplendor.
La floración de las ceibas (Ceiba pentandra) es muy llamativa, todo el enorme árbol se cubre de flores, sobresaliendo sobre la vegetación de palmeras y pinos canarios del parque.
La aves del paraíso  (Strelitzia reginae) parecen querer volar de los parterres y los pacíficos adornan los  jardines con las últimas flores del año. Entre todos destaca el Hibiscus mutabilis,  cuyas flores nacen blancas y se vuelven  rosadas, dejando al arbusto multicolor.
La rosaleda de los jardines de Pedro Alonso van renovando la floración y durante todo el mes nos sorprenden con su color.
El único colorido otoñal lo ofrecen los plátanos de sombra del paseo de los Curas,  los que estaban entre palmera y palmera de ambos paseos del Parque, lo cortaron de raíz un mal día, en la última renovación de la solería, para poner almencinos.

Las fotografías son del 20 de noviembre 2012.

20 noviembre 2012

Balcón de Europa, Nerja.











 

¿Quién te diría? pita mexicana, que ibas a ser fiel guardián de la Punta la Mona. Tú, que sabes hacer el mejor tequila,  eres hoy bello adorno del Balcón de Europa, para disfrute de nativos y foráneos, como dijeran antaño.

Mañanas de taró, tardes de sol.
No te preocupes por que no se vea ni la fuente de la Doncella, seguro que dentro de un rato, como por encanto, se va la niebla, y luce hasta la torre de Maro.

15 noviembre 2012

Al alba de los míos.




A  Chus

“La luz primera, le devuelve al páramo
la dureza diaria que llega hasta el horizonte,
alguna vez confié en que la clandestinidad
nocturna sería capaz de acabar con su presencia”
                        “Páramo urbano”. Chus Alonso Díaz-Toledo


AL ALBA DE LOS MIOS

Duele el páramo seco
la brizna de hierba
olvidó el sabor a tierra.
El aire, a ras de suelo
sin piedad de tiempo
no da calma al viento.
La luz primera, al alba  
corta el horizonte.
En la lejanía
la que fue mi casa
la que fue mi vida.
Olvidé los años
olvidé los sueños.
Llegaron otros días
otras luces. Nunca
aquella luz primera
al alba de los míos.                
          Miguel Bueno                  



Mi amigo Carlo Congiu ha traducido al sardo el poema  “Al alba de los míos” os paso sus letras.

Dolede sa badde sica
su lentore e s'erba
ismentiga su sabor'e terra.
S'aera a rasu e terrinu
chena piedade e tempus
no'no calmada su 'entu.
A s'avreschida, s'ante lughe
segada s'orizonte.
De atesu
sa chi fut domu mia
sa chi fut sa vida mia.
Ismentighende sos annos
ismentighende sos sonnios.
Lompen ateras dies
ateras lughes. Pero...
cudda ante lughe
a s'avreschida de sos míos..

Texto: Miguel Bueno 
Fotografía: Cortijo Rija, Lomas de las Cuadrillas. Sierra Almijara. Nerja. Miguel Bueno.







12 noviembre 2012

Castillejos. Sierra de Nerja, Málaga.




¡Ay! sierras de mi dolor y añoranza, cuantas veces he caminado por tus trochas y veredas, a pleno sol o en noche de luna llena, para ver las cabras monteses escondidas entre tus peñas.
¡Ay! sierra Almijara, quién pudiese volver a tus cumbres, Navachica,  Ventosilla, Piedra Sillada.  Amanecer en los Caños del Rey, frente al Almendrón.  Mirar las sierras africanas y sentir lo grande que es la mar.

10 noviembre 2012

Nerja. Aires de sierra y mar 2





Si el señor de Maro D. Lucas Navío de la Peña viese hoy su ingenio, seguro que las octavas que compusiese para el certamen de Granada:
Quien compusiera, quien con mas decoro
Entonara, y en diestro contrapunto
Con plectro de crystal en cuerdas de oro,
Cláusulas dulces, á tan alto assunto,
A de la gloria el Imperial Tesoro,
A de la gracia el celestial trassunto;
Si he de ser de tus luces Coronista,
Glorioso un rayo de tu luz me assista.....

Serian cuartetas,  cantando:

¿Qué fueron de aquellos muros?
¿Qué de tanta prestancia?
¿Dónde fueros los dulces jugos
de aquellas mis cañas?


Cuando la mar está en calma y la memoria no flaquea, llega hasta al Balcón  de Europa el olor a brea y madera, de cuando el calafate hacía jábegas, a la sombra del tajo, allí abajo, en  la playa de Calahonda.

06 noviembre 2012

Bosque caducifolio en Málaga. Sierra de Camarolos.













No son muchos los lugares de Málaga donde podemos disfrutar de la belleza del bosque caducifolio.
En  las umbrías de la cara norte de la sierra de Camarolos, al pie del tajo la Maera de Villanueva del Rosario, aparece un bosque con arces (Acer monspessulanum) y cornicabra (Pistacia terebinthus) que a finales de octubre toma colores otoñales.  
Queremos indicar, que si las lluvias son tempranas y el frio se atrasa, se disfruta simultáneamente del otoño y de la floración primaveral. Es la segunda primavera, que hemos conocido en todo su esplendor en los canutos de Algeciras, con los rododendros (Rhododendrum ponticum subsp baeticum) en flor durante el mes de noviembre, o en la misma Málaga, con los naranjos llenos de azahar en otoño.
En la sierra de Camarolos hemos tenido la suerte de disfrutarlo este año. Mientras los arces y cornicabras coloreaban, los quejigos tenían el “moco”, (amentos de las flores masculinas) y las yedras estaban en plena floración.
Para no hacer un listado de las especies botánicas de la zona, que no viene al caso en este blog, destacaré las que aparecen en las fotografías:
1.- Panorámica del bosque al pie de la sierra de Camarolos, Málaga.
2.- Acer monspessulanum  (arce de Montpellier).
3.- Pistacia  terebinthus (cornicabra), con los “cuernos”, agallas producidas por la picadura del pulgón Baizongia pistaciae, y ramillete de frutos.
4 y 5.- Quercus faginea (quejigo), en flor- amento -, y en fruto, bellota.
6.- Hedera hélix (yedra), con las ramas fructíferas llenas de flores. Destacar que las hojas de las ramas que dan fruto, son muy distintas a las estériles, más conocidas.
7.- Thapsia máxima (cañaheja), frutos. Todos los años busco el pleuroto de la cañaheja, pero me parece que tendré que continuar con la búsqueda .
8.- Mespilus germánica (nispola, níspero de invierno o carampano para los amigos asturianos), injertado sobre espino.
9.- Crataegus monogyna (espino blanco), frutos. Majoletas.
10.- Rosa pouzinii (rosal silvestre), fruto. Escaramujo o tapaculo.
11.- Panorámica del bosque al pie del tajo la Maera.
 

02 noviembre 2012

Nerja. Aires de sierra y mar




El Cerote, más alto que las campanas, mira la sierra por encima del pueblo, a ver si el viento de poniente trae un poco de agua que refresque sus ramas.
Solo ve algunas sombras en el pinar, pero parece que el tiempo va cambiando, por lo menos  a Vicente, el panadero, le ha costado más tiempo del habitual que suba la masa,  y  eso que tuvo la preocupación de taparla con la manta.



 La chumbera esconde las pencas entre la buganvilla de Caraveo, para no mirar, cara a cara, la mar. Ella, serrana,  tiene respeto al agua y prefiere el tajo a la playa.  Sus chumbos sólo alimentan a las gaviotas y al gato de Paulino, que en aquellos tiempos duros de posguerra aprendió a comerlos.



Al caer la tarde, la reja sueña con atrapar la flor que cuelga de la pared. Sin saber, que antes se escapará con la luna grande, la luna de la niña de trenzas rubias, la que juega en la Plazoleta.




Piedras mármoles,
rocas gneis,
chinas esquistos,
cantos rodados cuarzos,
pedruscos calcoesquistos,
chinos filitas,
guijarros pizarras,
chinarros mármoles dolomíticos,
chinorros micacitas.
Andalucita, moscovita, biotita.
Calcita.







Una luz determinada, exclusiva para Tetuán, destaca el acantilado. Señala que esas tierras  son de Maro, donde ponen los huevos caros cuando las gallinas están  lluecas, y para encontrar uno, hay que recorrer medio pueblo, o esperar que los traigan de la sierra.



Con el sol de enero, la niña quiere tocar el agua con la mano. El padre le ha puesto sombrero blanco para  que juegue con las gaviotas.
Mientras, Calvente  saca los pulpos al sol en la playa del Salón.