27 diciembre 2012

Mazagón, Huelva. Costa de la luz.














Érase un bosque de pinos, colgado sobre el acantilado, mirando la mar oceana.
Para los aficionados a mis letras, diremos que los pinos son Pinus pinea (pino piñonero o parasol), algunos centenarios, como el  magnífico ejemplar a las puertas del Parador de Turismo, y todos uniformados en su altura en la lucha por buscar el sol, formando un tapiz ondulado cuando se tiene la suerte de verlo desde arriba. Desde el suelo, un laberinto de troncos con el techo verde por sombrero.
El acantilado de dunas fósiles plío-cuaternarias, con arenas eólicas, medías-finas, blancas o amarillentas y algunos niveles delgados de conglomerados.
Se comprueba el retroceso del acantilado, por el ascenso actual del nivel del mar, con derrumbes recientes, que lo mantiene activo en sus 30 m. de potencia.
En la playa de arenas finas y con algunos niveles conchíferos, podemos observar, entre otras formas sedimentarias, las marcas de olas, corrientes y canales de mareas.
Y la mar, tan cambiante como bella, a lo largo del gran arenal abierto a todos los soles.

24 diciembre 2012

El Rocío, Huelva.











Dos mundos:
Los días de bullicio y algarabía en la famosa peregrinación mariana, que reúne a millones de rocieros en la marisma.
Cualquier otro día del año, en que la paz y la tranquilidad se adueña del Rocío y se puede disfrutar del ir y venir de las aves en completa soledad.

Os paso la entrada de Wikipedia para daros un relato neutral del Rocío.
“El Rocío es un aldea del municipio de Almonte, en la provincia de Huelva. En ella se celebra una importante peregrinación mariana, la Romería del Rocío. El pueblo cuenta con 1.635 habitantes (INE 2008), si bien durante la romería de Pentecostés el número de visitantes ha llegado a alcanzar la cifra de aproximadamente un millón de personas.1
La primera referencia a una ermita con culto mariano en esta zona data de la primera mitad del siglo XIV y se encuentra en el Libro de montería de Alfonso XI, en que se menciona una «ermita de Sancta María de las Rocinas». En 1587 Baltasar Tercero Ruiz funda en la ermita una capellanía, y a mediados del siglo XVII cambia el nombre de Santa María de las Rocinas a Virgen del Rocío, se fundan las primeras hermandades y Almonte proclama a la virgen patrona de esta localidad.2


17 diciembre 2012

Felicidades.




 
Que las luces de los mares os lleven a encontrar la felicidad.

Expresiones.

Piedra

12 diciembre 2012

Dos mares, dos sueños.

-->


Riela el mar
de contento
ante la belleza
de la tarde.
Vibra la luz
al grácil vuelo
libres como la brisa
sin rumbo cierto.
Destino:
el azar del viento.
Otros mares, otros sueños.
Días venideros
de luz y algarabía
fuera del tiempo.
En estos mares del sur
tan lejos de la mar cántabra
donde viera aquella luz
primera, tan bella.

Piedra




09 diciembre 2012

Mérida, (Emerita Augusta). Extremadura











Las doce cigüeñas y los siete buitres delimitaron  con su vuelo un espacio junto al vado del río Ana, y los augures vinieron a señalar que Emerita Augusta  sería el asentamiento de los soldados licenciados (eméritos) de las guerras Cántabras: la legio V Alaudae y la legio X Gémina.
De esta forma en el 25 a. C. Publio Carisio por orden de Octavio Augusto funda la ciudad en un asentamiento prerromano.
La historia, hasta el 1993 en que el Conjunto arqueológico de Mérida es declarado  Patrimonio de la Humanidad, tiene diversos avatares.
De capital de la Lusitania con los romanos,  pasa a capital del reino visigodo de Hispania con Agila I y en el 713 es conquistada por los árabes con Musa Ibn Nusair.
En 1230 cae en manos cristianas y el 1983 es designada capital de la comunidad autónoma de Extremadura.
Aunque el legado prerromano, árabe y cristiano es importante, el romano es de tal calidad que no me queda sino señalar la referencia de Wikipedia:

Legado romano

Tengo que recomendar la visita al Museo Nacional de Arte Romano del arquitecto Rafael Moneo, él solo, bien vale el viaje a Mérida.

03 diciembre 2012

Trujillo, Cáceres












Aunque ni el caballo, ni el casco, ni la espada, ni el caballero correspondan con la realidad histórica, el escultor norteamericano Rumsey supo idealizar la figura de Francisco Pizarro, conquistador de Perú, natural de Trujillo (Cáceres), en la estatua que se encuentra en la plaza mayor del pueblo, idéntica a la que hay en la ciudad de Lima que fundara el mismo Pizarro.

En el casco viejo de Trujillo,  en el pequeño museo a la hazaña de Pizarro, llama la atención  que  aunque los incas no conociesen el hierro y sus armas “rompecabezas” fuesen de piedra con mango de madera, sólo 180 hombres, conquistasen todo el gran imperio Inca.

Trujillo según el censo de 2010 tiene 9.696 habitantes, se puede decir que una centena por monumento y para no hacer cansada la relación de iglesias y casas solariegas, os paso únicamente la de sus palacios sacada de Wikipedia.

Palacios y casas fuertes
  • Palacio de los Marqueses de la Conquista;
  • Palacio de los Orellana-Pizarro;
  • Palacio de los Duques de San Carlos;
  • Palacio del Marquesado de Piedras Albas;
  • Casa fuerte de los Altamirano;
  • Palacio de Chaves (Luis de Chaves el Viejo);
  • Palacio de Lorenzana;
  • Casa fuerte de los Escobar;
  • Casa de los Chaves;
  • Casa de la Cadena;
  • Palacio de Santa Marta;
  • Casa del Peso Real;
  • Palacio de los Barrantes-Cervantes;
  • Palacio de Juan Pizarro Aragón;
  • Palacio municipal o alhóndiga.
Como podéis comprobar, bien merece una visita.