<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d11437695\x26blogName\x3dPiedra\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://miguelbueno.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://miguelbueno.blogspot.com/\x26vt\x3d-3564814178669287092', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

13 julio 2016

San Diego, empedrada . Granada.



En la casa de doña Carmen de la calle San Diego, tuve mi primera residencia de estudiante universitario, quizás sea algo subido de tono llamarla residencia, mi habitación era tan frugal que como mesa de estudio, usaba una tabla entre la almohada y la mesita de noche. Si tenía algunos lujos, los sábados, doña Carmen calentaba un cubo de agua y me daba una refriega en el barreño. Después, cuando al año siguiente me mudé con doña Ángeles, en calle Elvira, perdí esos lujos y para lavarme tenía que ir al Polideportivo del Camino de Ronda. Tras dar varias vueltas corriendo al campo de deporte, para entrar en calor del pleno invierno granadino, podía darme la refriega con el agua fría de sus duchas.
En san Diego, convivía con dos paisanos malagueños que estaban acabando la carrera de Químicas. En esos años, yo era muy aficionado a la telepatía y usaba a los compañeros para mis prácticas. Recuerdo que un día, trasmitiendo el pensamiento de uno al otro, usaba un truco para no fallar la transmisión. En un momento, tuvo que ausentarse el compinche y me quedé blanco cuando seguí transmitiendo sin ningún fallo.
Por aquella época, era normal pregonar todo tipo de mercancías a viva voz por la calle. Sobre la misma hora, casi todos los días, oía pregonar ¡ mier…daaaa!
Un día y el siguiente con la misma retahíla y mi mosqueo en aumento. No podía imaginar que se vendiese “mierda” por la calle. Hasta que un día bajé y afinando el oído y la vista, comprobé que vendía “miel de caldera” Era miel de caña de azúcar de Frigiliana, pero con la “a” tan larga que solo se oía la sílaba inicial y la a terminal.
Ya podéis imaginaros cómo eran nuestros almuerzos, no variaron mucho en toda mi vida estudiantil. Si puedo comentar que un día doña Carmen preguntó a voces, desde la cocina : ¿ A quien les gustan los muslillos ? Mi paisano Pepe, me quitó la vez ¡ A mí, a mí ¡ En ese momento salió doña Carmen y le soltó en el plato las patas de la gallina con uñas y todo. Pepe, quiso pasarme tal manjar, para no quedarse sin comer la sopa, pero claro, me negué. Él, que había sido tan rápido, que apechugase con las consecuencias.
Aunque la diferencia de edad era grande, ellos estaban en 5º de Químicas y nosotros haciendo el Selectivo de Geológicas, a veces salíamos de tapeo por Granada. Pepe era un extraordinario cantaor de flamenco, aún recuerdo, con los vellos de punta, sus cantes por los bares del Realejo granadino.
Algunos años después, ya de profesores, coincidimos con nuestro compañero Pepe. Se había casado con una vecina de san Diego, para mi fue una sorpresa, habían llevado tan de incognito el noviazgo que no me había enterado de nada.
Ayer me confirmaron ( este mundo de internet ) que la calle san Diego sigue con su empedrado. Fue una sorpresa muy agradable, en estos tiempos, cuando el asfalto lo invade todo, el que se mantengan las calles con su empedrado antiguo es de agradecer, aunque las mocitas lo sufran con sus tacones.

Miguel Bueno.

 

      Nuestra amiga Selene Rodriguez acaba de enviarnos una fotografía de calle san Diego


No tiene el empedrado de nuestra juventud, pero el adoquinado calizo queda bien.


27 junio 2016

Islandia ll



Hemos realizado una ruta de 5 días alrededor de Islandia siguiendo la carretera 1,  nos ha sorprendido que los altramuces, lupinus llegados de Alaska en 1945 se han extendido por toda la isla, y es muy raro encontrar una cuneta sin ellos. He querido subir una toma de cerca de Selfoss a 50  Km. de Reykjavik donde se conserva la flora autóctona con ranúnculos (botón de oro) y dientes de león que dan color amarillo al paisaje.
Las granjas de cría caballar se reparten por toda Islandia y son numerosos los pastos donde pacen infinitud de manadas.  En una toma aparecen entre los lupinos y la otra es de los islandeses paseando a caballo que hemos encontrado por doquier.
El torno utilizado antiguamente para sacar las ballenas a tierra es de Eskifjordur un pueblecito de la costa noreste en un fiordo de ensueño.
Como comentaba en la entrada anterior la nieve se refugia en los glaciares que aunque retroceden un Km. cada 10 años, se mantienen desbordando la gran plataforma glaciar del parque nacional de Vatnajokull, ha sido un disfrute acercarnos a varios de ellos muy cerca del mar y de la carretera nº 1. También hemos  navegado entre los icebergs del lago de Jokulsarlón a la vera del mar.
Son tantas las tomas que hemos realizado que se hace difícil seleccionar algunas para el blog, espero que las que subo sean de vuestro agrado.

















20 junio 2016

Islandia l

 
Islandia emerge en el centro del Atlántico como  una isla de la gran cordillera, Dorsal Atlántica, que recorre todo el océano, separando las placas Eurasiática y Norteamericana, es el límite constructivo de las placas, donde se genera corteza continental, tan activo en Islandia que son numerosos los  volcanes, fumarolas, geyseres y aguas termales.
Son muchos los lugares donde se puede observar el rift de la dorsal, la fosa tectónica donde tiene lugar la separación. Uno de ellos es el denominado puente entre dos continentes muy cerca del aeropuerto de Reykjavik.

Al llegar a Islandia en verano, sorprende la casi ausencia de nieve, solo restos de neveros en las montañas que rodean la capital y algún glaciar en las zonas más elevada. La temperatura media del mes de enero es de 0 º C  y de 11 º C en julio en la capital.  La influencia de la corriente cálida del Golfo, Gulf Stream, es fundamental para mantener estas temperaturas en unas tierras  tan septentrionales.  De “tierra de hielo” solo el nombre.

Tanto, que no sales de tu asombro al ver las cunetas  y campos repletos de las flores del altramuz  (Lupinus nootkatensis)  con sus llamativos ramos de color violeta, después te enteras que es planta invasora, llegada de Alaska en 1945 y hasta que no hemos llegado al parque natural de Pingvellir no hemos podido disfrutar de la belleza del paisaje autóctono.
También nos ha sorprendido los campos de cultivos con sus bolas blancas de  hierba recién cortada y las extensiones de pastos con grandes manadas de caballos.
Creemos que el cambio climático les afecta y esa es la razón de ver plantaciones de árboles, aún muy jóvenes.

En el centro de Reykjavik, se encuentra el monumento a Leif Eriksson, nacido en Islandia, colonizador de Vinland,  en Terranova (USA), 500 años antes de la llegada de Colón al continente americano. Colonia que perduró hasta el 1400,  con el inicio de la pequeña edad de hielo que hizo bajar las temperaturas desde el optimo climático medieval  de los siglos X al XlV.
Leif, nacido en Islandia, era hijo de Erik el Rojo de familia noruega desterrado a Islandia, descubridor  y colonizador de Groenlandia en el 982.

En las fotografías he querido mostrar un volcán fisural, otros puntuales, las fumarolas,  geyser , campos de cultivos y ganaderos, junto con algún detalle del paisaje y cascadas tan abundantes en toda la isla. Las flores son los lupinos que tapizan todas las cunetas en el sur, tan llamativas como invasoras, espero que no hayan colonizados las tierras del norte.















03 junio 2016

Barrio de Lagunillas. Málaga.

 
El barrio de Lagunillas en el mismo centro de Málaga entre el mercado de la Merced y la plaza de los Monos, es hoy un barrio muy degradado.
Conocimos la calle Lagunillas llena de tiendas de todo tipo, un verdadero mercado camino al de la Merced, donde bajaban las gentes de Barcenillas y Cristo de la Epidemia para hacer sus compras. En estos últimos años se fueron cerrando las tiendas una tras otra al ritmo que abrían los grandes centros comerciales y los vecinos se fueron trasladando a pisos nuevos en otros barrios de Málaga.

Hoy existe un proyecto de intentar dar color y vida al barrio  llenando de  murales sus fachadas.
Ayer tuvimos la grata sorpresa de poder hablar con un gran artista, Doger, Jonathan Morillas, que esta dejando su huella de gran pintor por todos los rincones de Lagunillas. 
Doger, un maño afincado en Málaga es ya un viejo conocido de la ciudad, donde ha dejado su impronta de grafitero por muchos rincones desde calle Beatas al Soho y ahora tenemos la suerte  de que está haciendo del barrio de Lagunillas un verdadero museo  de arte contemporáneo.
Gracias Doger.















28 mayo 2016

Mayo en Málaga. Plaza de la Merced.



La plaza de la Merced, se localiza en una explanada extramuros de la ciudad árabe, que tras la toma de Málaga, albergó un mercado, de ahí su nombre  primitivo de plaza del Mercado. Para algunos sería el emplazamiento de un anfiteatro romano.

En el centro destaca el monumento  a Torrijos y sus compañeros.
El monumento a Torrijos es un obelisco erigido en honor de José María de Torrijos y Uriarte. Diseñado por el arquitecto municipal Rafael Mitjana y Ardison, está considerado como el monumento civil urbano más importante y característico de la Málaga del siglo XIX.
Concebido como un monumento funerario  en 1842, 11 años después de que Torrijos y sus 48 compañeros fueran fusilados entre la playa de San Andrés y la barriada de El Bulto el 11 de diciembre de 1831, se encuentra situado en medio de la plaza y rodeado por una verja. Consta de una cripta, donde se encuentran los restos de Torrijos, sobre la que se alza un pedestal de base cuadrada, que a su vez sostiene una esbelta pirámide de gran altura. La pirámide está decorada con una serie de coronas de bronce en forma de laurel en cada uno de sus cuatro lados y otra en el vértice. Cada corona está dedicada a cada una de las cuarenta y nueve víctimas del suceso.
Como dato curioso se puede observar que el bloque superior de piedra se encuentra ligeramente desplazado como consecuencia de un terremoto ocurrido en Málaga el 25 de diciembre de 1884 Las restauraciones posteriores del monumento han respetado este hecho que se considera un episodio más de la historia de Málaga.2
Durante toda la dictadura de Franco el monumento a Torrijos estuvo rodeado de parterres de laureles para impedir la lectura de las placas en su homenaje,  en una de las cuales se lee la leyenda “ A la vista de este ejemplo, ciudadanos, antes morir que consentir tiranos”.
Entre las edificaciones notables que rodean la plaza destacan:
- Los números nueve y diez, los más antiguos de la plaza, con fachadas del siglo XVIII
 El número doce, edificio de 1883 que presenta una galería acristalada en la última planta.
- Los números quince a veinte, conocidos como las Casas de Campos, donde nació Pablo Picasso en 1881..
- El número uno, de 1878.
Durante todo el mes de mayo la plaza es una orgía de color, las jacarandás (jacarandas mimosifolia) llegadas de América y las acacias de Constantinopla (Albizia julibrissin) venidas del oriente, reparten su belleza lila y naranja por toda la plaza, de tal forma que los turistas no saben bien donde acudir. A nosotros nos ocurre algo parecido y no hay día que no demos una vuelta por la plaza para ver los cambios en la floración.