04 enero 2009

Carboneros de sierra Almijara. Nerja




A Miguel " El minero"

Añoro al sol de la mañana,
el primer calor del día,
rodeado de la gente del pueblo
contando historias vividas
en aquel tiempo primero
cuando las palabras nacían
a mi conocer sorprendido.
Hogaño, recuerdo tiempos de antaño
en la recacha de la ermita,
historias duras y sencillas
de lucha por la vida.
Historias de carboneros
en lo alto de la sierra,
-la leña cercana
estaba ya rebuscada-,
boliches vigilados día y noche,
sacos de carbón a la espalda
desde la sierra más alta
ofrecidos casa por casa.
Hoy, ¿quién lo iba a decir?,
añoro aquel sol que nos calentaba
en los fríos de la mañana
y me sigue doliendo
en el fondo del alma,
la dureza de aquella vida,
para mí, sólo contada.

Miguel, en los años 50, se buscaba la vida carboneando en los encinares de los Caños del Rey (Almijara). De niño había sido aguador en las explotaciones mineras del Barranco de los Cazadores y llevaba con orgullo su apodo.

8 comentarios:

CABRE dijo...

Amigo Piedra, mejor es que sólo quede el recuerdo de aquellas formas de vida y sus muchas penalidades. Pero son historias que hay que contar, y si las cuentas tú, miel sobre hojuelas.
En mi pueblo no hacían carbón, hacían yeso y cal viva, pero casi con los mismos procedimientos y trabanjando como acémilas de día y de noche, una pena.

Me ha gustado mucho. Un abrazo

Domingo dijo...

De forma muy sensible me traes a la memoria historias de la infancia.
Conocí también a algunos carboneros, aunque en aquella época yo no era consciente de las dificultades que había detrás de un ascua de carbón. Felicidades, Piedra.

Miguel Bueno dijo...

Amigo Cabre, gracias por tus palabras.
Si, de vez en cuando teníamos que recordar aquellos tiempos de vida tan dura. Un abrazo

Miguel Bueno dijo...

Compadre, hecho de menos alguna historia de las tuyas, a ver si te animas y subimos algo a Piedra. Un abrazo.

Manuel dijo...

Miguel:me gusta tu recuerdo del ca aurbonero,y me recuerda a mi los que recogian alhucema y esparto en los montes de mi pueblo autenticos ciclopes capaces de cargar con 100 kilos aaunque al verlos nadie lo diria.Una sugerencia:habia que hacer un poco de "trabajo de campo"y trasladar al papel sus historias que contadas por ti,las estamos esperando ya.Felicidades

Miguel Bueno dijo...

Gracias Manolo. Es cierto, se merecen más de un poema los hombres que trabajaban en la sierra de nuestra niñez. Quién sabe, poco a poco lo iremos intentando. Un abrazo

Rafael dijo...

Cuanto de olvidado atesoras en la memoria. Yo no conocí el tiempo de los carboneros de la Almijara, pues casi soy un chaval, pero he tenido la suerte de oírtela en directo alli en los incipientes encinares de Los Caños Del Rey, que se recuperan de los servicios prestado.
Continua regalándonos historias.
Un abrazo, Rafa

Miguel Bueno dijo...

Rafa, a ver si arreglamos los problemillas de la cadera y podemos dar una vuelta por los Caños del Rey. Qué más quisiera que volver allí contigo.
Expresiones