06 febrero 2012

De Rodalquilar al cortijo del Fraile. Almería


La fiebre del oro en Rodalquilar comienza en 1883, muy poco después de acabar la minería del plomo en la zona, al descubrirse el metal precioso en la mina “Las Niñas” del barranco del Lobo, a menos de 1 Km. del pueblo.
La historia del oro en Rodalquilar es la historia de la minería española en los siglos XlX y XX . Se inicia con pioneros, algunos de los cuales llegaron a cantar victoria, pero muchos perdieron capital y vida excavando en solitario las chimeneas volcánicas, después entra capital local y nacional para acabar en manos de ingleses y alemanes, antes que el Instituto Nacional de Industria (INI), en plena autarquía,  las explotase hasta el año 1966 con su empresa Adaro. Desde el año 1943 hasta  el cierre, Adaro extrajo 1,6 millones de toneladas de mineral aurífero con  una ley media de 3,5 gr. por tonelada
Nosotros conocimos la instalaciones mineras, y recogimos muestras de rocas en las que a simple vista se observaban pequeñas agujas de oro, en una visita con los compañeros de la promoción de Geológicas de Granada, creo recordar que fue en el año 1967; en esos momentos el INI estaba sondeando para determinar aquellas zonas en que la ley de oro fuese como mínimo de 3 gramos por tonelada de roca, límite de la rentabilidad en esos momentos. No volvieron a abrirse. Salvo un breve paréntesis, por una subida en el precio del oro, entre 1989 y 1990, en que cerraron definitivamente. Hoy sus instalaciones sirven de escenario para infinidad de películas, quizás la más famosa “En busca del arca perdida” (1981).
Desde Rodalquilar, al pie de las instalaciones mineras abandonadas, parte la misma carretera que conocí de estudiante: ancha, con quitamiedos de obra y sin asfaltar, que nos lleva al cortijo del Fraile. El mismo paisaje de escombreras a boca de mina  y la idéntica carretera, que por un momento pensé que tenía 20 años y paré para rebuscar en las riolitas alguna aguja de oro, claro que había olvidado mi martillo de geólogo, que tantas veces me acompañó en mis salidas al campo y ahora cambié por la cámara de fotos para captar las flores, y me quedé sin oro.
El cortijo del Fraile fue construido por los frailes dominicos en el siglo XVIII, y explotado con cultivos de olivos y vides. En 1836 durante la Desamortización de Mendizábal, se dividió y vendió  a varios propietarios, pasando más tarde a manos de una familia de la burguesía almeriense que lo usó como panteón hasta la década de los 80.
En 1933 se estrenó la obra de García Lorca “Bodas de sangre”, inspirada en un crimen pasional ocurrido en el cortijo en 1928 y hoy está declarado Bien de Interés Cultural con la tipología de Sitio Histórico desde 2011.
Si es emocionante ver el cortijo de cerca, después de haberlo visto tantas veces en imágenes, no lo es menos, disfrutar de la vista de los feraces campos de lechugas, coles, coliflores y todo tipo de verduras, que ocupan el valle alrededor del cortijo, en cultivos al aire, sin invernadero, en pleno invierno almeriense.








6 comentarios:

Bibliolibre dijo...

Qué curioso texto y qué imágenes más explicativas. No voy a tener más remedio que convencer a mi familia para ver el sitio in situ.
Me encanta leerte y ver los sitios que visitas.
Te he puesto como blog interesante en mi casa, y mis lectores se han entusiasmado contigo.
¡Sigue escribiendo y retratando, Miguel, que muchos disfrutamos con lo que haces!
Expresiones
bibliolibre

Miguel Bueno dijo...

Gracias Chiqui, es todo un placer leer tus comentarios, estoy engordando aunque como menos.
En verdad merece la pena una visits a Cabo de Gata, mejor en invieno, a dos horas de Nerja, es otro paraiso.
Expresiones
Piedra

Mª Angeles y Jose dijo...

Que curioso todo lo que nos cuentas del oro!

No tenia ni idea del rodaje de peliculas y menos de en busca del arca perdida......

Gracias por enseñarnos tantas cosas.

Besos

Montañas de Gordón dijo...

Hola amigo Miguel...
Qué interesante es leer todo lo que nos cuentas sobre tu "otra" tierra... siempre es un gustazo conocer las andanzas de esas bellas tierras andaluzas a través de tus ojos y letras.
Por cierto... la foto del cortijo se sale... no se qué tienen esos lugares abandonados que siempre he tenido una predilección especial por ellos.
Un saludo amigo.

Olegario dijo...

Qué hermoso comentario de Rodalquilar, la ciudad del oro. Yo estuve por aquellas tierra varios años, antes de llegar la fiebre de los cultivos de primor por El Egido. Y maravillosas tus fotografias. Felicidades y un fuerte abrazo.

Esmeralda dijo...

Buen reportaje Miguel y detalladamente explicado

Un abrazo