17 mayo 2012

Manzanos en flor, Pacanda. Asturias.









Hace años dejé escrito que  “la belleza hay que conquistarla”, pero estos días en Pacanda es muy fácil alcanzarla. Las pomaradas florecen por doquier y cuesta decidir  qué prado está en su máximo esplendor.
Las flores blancas y tan numerosas en el mismo árbol  nos traen recuerdos de otras  arboledas floridas: los almendros de Málaga en enero, los cerezos extremeños en primavera,  los rododendros en flor de los canutos en la sierra del Aljibe o las ceibas en noviembre. No vale comparar y menos tener que elegir dónde está la arboleda más bella, hoy me quedo con los manzanos de Pacanda,  humildes, sencillos y tan bellos.

17 comentarios:

Esmeralda dijo...

No me extraña que vayas de añoranza en añoranza.
Bella muy bella esa Pacanda.

disfrútala Miguel.
besos

Francesca dijo...

Mmmmmm, qué bonito. Pillaste la mariposa...:)

Esmeralda Torres dijo...

Más que conquistarla, hay que mirarla, mirar y mirar...el silencio de las fotografías en blanco y negro es realmente hermoso, un abrazo

pitufina dijo...

Apárteme un cuarto kg de manzanas y medio litro de sidra...

BEATRIZ dijo...

Estupendas imagenes, la has conquistado a la belleza en Pacanda, la tuya.

Y gracias por acercarla a tu ventana para que los otros podamos verla.

Saludos y buen fin de semana.

Mafalda dijo...

¡Qué deleite para el espíritu en estos tiempos tan complicados y extraños! Gracias, Miguel, por abrir esas ventanas por donde la belleza rebosa y penetra en nuestra retinas, empapándonos de lo sencillo y hermoso que nos rodea y que no siempre sabemos ver.
Las fotos... una maravilla.
Gracias. Unha aperta desde aquí al lado.

Analia Coronel dijo...

Hola!!!! Miguel, tus fotos son sorprendentes, pero tus palabras llegan al alma...
Vos lo dijiste. ;-)
Analía de Argentina
Saludos a Mary

La sonrisa de Hiperión dijo...

Las fotos han quedado estupendas.

Saludos y un abrazo.

Juan Carlos dijo...

La primavera rebosa esplendor por esa tierra, según parece. Esos manzanos en flor son promesa de manzanas y sidra.
Salu2

Oréadas dijo...

Acabo de coronar la belleza entrando en tu espacio y disfrutando de las fotografías.
Un saludo.

ANRAFERA dijo...

...menuda belleza!
Que tengas una excelente semana.
Un abrazo.
Ramón

Olegario dijo...

Una hermosa primavera fluye en tus postales de los manzanos en flor de Pacanda. Qué belleza. Un abrazo.

Bibliolibre dijo...

¡Pero qué bonito!

Johnny Sánchez dijo...

Esas flores me han llenado de naturaleza!!!!Saludos

Gatomalabares dijo...

Has conseguido que Pacanda pase a formar parte de mis lugares reales/fantasía, Miguel. Vivo esa tierra como si fuese un cuento de verdades y una verdad fantasiosa, y a ratos, me siento de Pacanda, aunque sea de a pokito.

Un abrazo con tierra y agua.

-chus-

Anónimo dijo...

¡¡ PACANDA ¡! Ya conozco PACANDA y sus cuatro puntos cardinales.

PACANDA limita al sur con el Almendrón, el puerto de la Ventosilla, la pineda de la Resinera y la gran PIEDRA verde. Al norte con el rumor de los campanos, la nieve de las arboledas floridas y la ensenada de Barru, donde reposan tranquilas las quimeras del pasado, navegando en bajel de piedra y tiempo detenido. Y en esa frontera norte, recorrida de levante a poniente, farallones de vértigo y mareas que bombean su potencia en búsqueda de no sé qué cielos.
Y allá, en Pacanda, en el centro de la rosa de los vientos, reside la capacidad de asombro por lo diminuto, la emoción contenida que sugieren los senderos, o la ternura que produce la presencia del amigo.
Yo he estado en Pacanda

Juan Miguel

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Esmeralda, Francesca, Esmeralda Torres, Pitufina, Beatriz, Mafalda, Analia, Antonio, Juan Carlos, Oréadas, Anrafera, Olegario, Chiqui, Jhony,Chus, Juanmi: Amigos de toda la vida, amigos no tan virtuales, amigos de ayer, amigos del alma; a todos muchas gracias por vuestras palabras tan cariñosas para mis letras y fotos.
Abrazos y expresiones
Piedra