24 septiembre 2012

Inicios de otoño. Lille











Con las primeras luces de otoño, el paseo por el parque nos deja las últimas flores que despidieron el verano, las primeras hojas caídas, tapizando ya los caminos y las castañas de indias a la espera de que alguien las traslade a  buena tierra.
La rosa no sabe que su belleza es efímera, no conoce que esos pétalos, tan bellos, han cumplido ya su función y no soportaran los fríos que están por llegar. Cree, en su inocencia,  que siendo tan bella, alguien se enamorará y la guardará en su archivo fotográfico para compartir tanta beldad.
Los vilanos del “diente de león”, están prestos para volar a la ventura y encontrar un rincón donde dejar sus semillas. La simetría fractal, tan exacta como las matemáticas,  le van a ayudar en su empeño.  Seguro que la brisa de otoño repartirá los “abuelitos” por doquier y las nuevas aguas le ayudaran a crecer en campo abierto, lejos de los ruidos de los coches, donde las noches sean noches  y los días no tengan la sombra de tantos edificios.
El cedro, se sabe solitario y ha hecho un gran esfuerzo para que el polen llegue a su destino. Sus flores no son llamativas, no van a tener la ayuda de ningún insecto para trasladarlos a los conos femeninos,  por eso ha de ser muy generoso, y que el azar del viento los lleve.
Las dalias, parecen estar contentas con estos días más cortos del otoño. Dejaron mucho tiempo sus bulbos escondidos en tierra, esperando que los soles del verano perdieran un poco su fuerza, para florecer con todo esplendor en colores y formas, adornando los parterres del jardín, dando el relevo a las rosas.

5 comentarios:

Esmeralda Torres dijo...

La luz dorada del otoño me atrapa, y tus fotografías también...saludos

Pedro R Garcia Jodar dijo...

Fotografía con buen detalle y como bien dices de la época del año en la que recientemente hemos entrado! Saludos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Preciosas todas las fotos que nos has dejado.

Saludos!

Espuma dijo...

Qué bellezas encuentras donde acaso otros no las ven, esas fotos parecen sacar el alma de las plantas.

Qué bonita es la naturaleza, aunque a veces sea tan dura, como esas tormentas que asolaron la península.

Abrazos

Espuma

tecla dijo...

Hermosas las plantas, hermosas las fotografías.
Hermosas tus palabras, Piedra.