13 septiembre 2013

Orballo en Llanes, Asturias.


 
Esa lluvia fina que a los foráneos hace abrir paraguas y acelerar el paso, y  a los llaniscos no les altera su ritmo. Es tan connatural a ellos, son tantos siglos bañando  calles y limpiando sus piedras, que no es necesario aligerar el paso, ni tomar ninguna previsión, a lo más, una leve inclinación de cabeza, como para saludarla.  Saben muy bien que gracias a él se mantienen verdes los prados en plena canícula, se pueden dar varios cortes a la hierba y asegurar el alimento de los animales en invierno.

Más de una vez, he visto a los turistas sorprendidos por el ir y venir de la gente a sus compras y quehaceres, o incluso pararse a charlar con el vecino, sin temor a la lluvia, como si fuese ajena a ellos, o tuviesen una protección invisible para los demás. Es el orvallo u orballu que mantiene verde todo el concejo de Llanes.











11 comentarios:

Joop Zand dijo...

Nice buildings and good photo's.... sorry for the bad weather.

Greetings and i wish you a nice weekend with sunshine. Joop

Anónimo dijo...

Tus escritos y las fotos me hacen echar de menos de la lluvia. Me acuerdo del Camino de Santiago en Galicia y el sentido acogedor que daba la lluvia finísima y la suave luz que lo acomañaba y que reflejaba de las calles y los edificios mojados. Aquí ha llovido brevemente solo una vez en el mes y medio que he estado en Nerja. Un abrazo.

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Gracias Joop por tus agradables comentarios.
Abrazos

Piedra

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Diana ¿sabes que el camino de Santiago que pasa al lado de casa, en Pacanda, cada año está más transitado, y es cierto, no le temen a la lluvia.

Abrazos
Piedra

CABRE dijo...

Qué fotos más bonitas y qué guapas son las asturianas.
En la franja meditarránea, mucho sol y mucho calor, pero poco verde y la naturaleza, triste.
Un abrazo

ñOCO Le bOLO dijo...


¡Pero que bonito es LLanes!
Y tus fotos, que le hacen los honores

· Dos abrazos dos

· CR · & · LMA ·


carmen dijo...

ese orballo que nos mantiene verdes y frescos, morriña se le llama también en Galicia, con ese doble sentido de fina lluvia y nostalgia... Da gusto pasarse por aquí y soñar clavando firmes los pies a la rica tierra, ¡graciñas Miguel!

BEATRIZ dijo...

Una ciudad limpia y húmeda tiene cierto lustre de poesía.

Saludos y feliz fin de semana.

maria alvarez Fernandez dijo...

que belleza concentrada en cada instantanea.
Un abrazo.
Maria viajera

maria alvarez Fernandez dijo...

felicidades que fotos mas buenas

carmen dijo...

De vuelta por tu orballo LLanisco, no me resisto a recomentar: ¡qué delicia! De nuevo mil gracias!