16 mayo 2014

Cirieño, Amieva. Asturias



Después de tantos años,  tantos soles y tantas lluvias, nos puede seguir sorprendiendo la belleza de los rincones asturianos.


Ayer, 15 de mayo, fue la parte oriental del concejo de Amieva, entre el Ponga y el Sella, plagado de lugares verdaderos museos, aún vivos, en un entorno tan espectacular que ninguna imagen puede dar fe de ello.

En esta entrada nos aproximamos a Cirieño, lugar con 64 habitantes (2008), 27 mujeres y 37 hombres. A 300 m. de altitud, colgado en la vega de Sebarga, frente al picu Pierzu, al pie de crestones calizos, rodeado de bosques y prados de boca donde pacen vacas Casinas. No vimos ninguna oveja y todos los vecinos con quien hablamos se quejaban de los daños que ocasiona el lobo, que va a dejar desiertos estos lugares, al no poder luchar contra ellos.


Para mi, la causa no es solo la presencia del lobo, podríamos hablar del pago que reciben por la leche o por la carne de sus animales. Si ya no vemos ninguna vaca lechera, puede ocurrir lo mismo con las de carne, cuya subvención tiene fecha de caducidad.










8 comentarios:

seva dijo...

Que bonitos parajes tiene Asturias y es que como tu bien dices Miguel; hay que estar allí para olerlo, sentirlo y dejarse llevar por esos bellos rincones que están esperando nuestra visita para disparar la cámara y plasmarlos con hermosas tomas como bien has echo tu, un abrazo compañero.

carmen dijo...

Es de una belleza arrebatadora, toda esa riqueza natural!!! Y no creo que podamos culpar al lobo del abandono de los pueblos, no son ellos los que crearon este ritmo materialista en el que vivimos hoy en día.
Gracias, Miguel, una vez más por acercarnos al mundo de verdad, a la vida sin más.

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Mi estimado Sevas, bien conoces los rincones de esta tierra vecina. Gracias por tus palabras.
Expresiones
Piedra

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Así es Carmen, sin lobo también se quedan las aldeas desiertas. Equivocamos el rumbo y ahora no se divisa la salida.
Expresiones desde Pacanda.
Piedra

Esmeralda dijo...

La verdad es que tenéis un paisaje precioso, lleno de vida y que produce alegría solo de verlo, una pena que se vaya quedando sin gente.
Como siempre precioso reportaje con unas fotos bellísimas.

Abrazos

Mafalda dijo...

¡Una preciosidad de reportaje, como siempre!
Y muy atinadas tus palabras. ¿Cuánto esfuerzo derrochado y qué soledad tan inútil en una tierra con tanta riqueza de pastos y maravillas.
Un fuerte abrazo.

Darilea dijo...

Una vez escribí que si el color verde hubiese tenido madre, su vientre hubiese sido Asturias. Precioso entorno. Un besito

ANRAFERA dijo...

Espectaculares parajes y preciosas fotografías las que nos expones.
Un abrazo.
Ramón