13 febrero 2017

La Desbandá. Carretera Málaga-Almería 1937


Violetas para Soledad.
80 aniversario de la “Desbandá”. Carretera Málaga-Almería.
- Aquí me vuelvo. No puedo más.
- Estábamos intentando cruzar el río Guadalfeo en Motril y no se podía contar la gente que traía flotando, ahogada. El río venía hasta arriba.
Habíamos salido de Nerja con la Desbandá, huyendo de los moros que traían los fascistas.
Los que venían en riada, llenando la carretera de Málaga, contaban las atrocidades que hacían en los pueblos donde llegaban y nos unimos a ellos en la huida.
- Desde que salimos de Nerja no pararon de bombardearnos desde el aire y de la mar. Las criaturitas se iban quedando en la cuneta unos muertos y otros mal heridos.
- Mi marido y yo seguíamos p´alante. Hasta que lo perdí y hasta la presente, no volví a verlo nunca más.

Soledad me contaba sus espeluznantes vivencias mientras plantábamos las violetas que me había traído, para poner en el arriate.
Había hecho los 100 Km ida y vuelta, Nerja-Motril. Si malos fueron a la ida, malos fueron a la vuelta.
Los fascistas esperaban a los que volvían y a la que no pelaban, le daban un poco de aceite de ricino.
Soledad se buscaba la vida como podía, viuda sin serlo oficialmente, trabajaba igual que un peón cuando tenía que ir al campo.
Francisca Herrera, salió de Casares con su hijo de un año y una cabra para dar leche al crio. Hizo los 140 Km. de Casares a Torre del Mar, andando por la carretera de Almería.
- Señora por qué no lía Vd. la foto y tira el marco con el cristal.
Francisca llevaba todo el camino con el niño en un brazo y el retrato del marido, al completo en el otro. (Al marido se lo habían llevado al frente, estaría luego en los dos frentes para que fuese probando bien lo que es ser carne de cañón).

- En la Torre, muertos de hambre, encontramos unas sardinas, no teníamos como asarlas. En un cubo, metimos papeles de periódico, ahumamos un poco las sardinas y nos supo a gloria bendita de lo incomestibles que estaban.
En esas, a un compañero de camino le entran las agonías de la muerte y nos refugiamos en una casa que vimos vacía. Quisieron echarnos.

- Mire Vd. de aquí no nos vamos hasta que mi compadre no muera. Ya se encargará alguien de enterrarlo.
La Roda de Andalucía. Sevilla 1969.
No nos conocíamos de nada.
- Esta silla de ruedas se la regalo a tu abuela, por lo bien que se portaron conmigo la gente de Nerja cuando llegué con la Desbandá.
Había llegado desde la Roda de Andalucía, a 136 Km. de Nerja.

Ahora era carpintero con una tienda de muebles.
En esos años, 1969, cuando una persona mayor se rompía la cadera, no existía cirugía para curarla y quedaba inmóvil . Tampoco había sillas de ruedas. Eran todas artesanales.

1937. Lomas de las Cuadrillas, Nerja.
- Los ceretes de higos parecían que crecían. Era una riada de gente la que pasaba por el cortijo de Mariquita Vela huyendo de los bombardeos en la carretera.
- No se había vendido la cosecha de higos del año anterior y todos los que llegaban a la puerta, salían con los bolsillos llenos. Parecía milagroso. Hubo para todos.
Me contaba mi madre, que con su madre y sus otros dos hermanos, se refugiaron en el cortijo, huyendo de los bombardeos en el pueblo. Mi hija, acaba de decirme, que la abuela cuando le contaba esta historia siempre le comentaba: “Qué bueno es tener para poder dar”.

Todas son historias oídas directamente a sus protagonistas.
Miguel Bueno, febrero 2017. 80 aniversario de la Desbandá.

Fotografía: Violetas, hijas de las que me dio Soledad. Hoy, en una maceta de casa.

1.-Reportaje en memoria de La Desbandá en Nerja. Caminata desde el Balcón de Europa al puente del barranco de Maro.
2.- Reportaje de la salida hacia Almería en Málaga. Organizado por la Federación Andaluza de Montañismo.











3 comentarios:

Esmeralda dijo...

Tristes tiempos aquellos !!!! Episodios que marcan para toda la vida... mi madre que vivió la contienda todavía tiene los recuerdos tan vivos que es difícil no nombrarlos con asiduidad...
Muy buen reportaje ...

Abrazos

RECOMENZAR dijo...

me ha encantado descubrirte bello blog con arte en los ojos del que saca las fotos

ñOCO Le bOLO dijo...


Algunos pretenden hacernos creer que el pasado no existe. Otros, lo alteran a su gusto. Todos, esos, carecen de la empatía necesaria para entender el dolor de las víctimas y la necesidad de poner punto final a aquella barbarie.
Bien está, Miguel, que nos lo recuerdes con este post´homenaje.
Con gusto me hubiera unido a vosotros en ese señalado día.

un abrazo MyM

· LMA · & · CR ·