07 junio 2010

Atardecer.




El río se engalana, en momentos se remansa, olvida su bravura y se hace hembra para no perder el decoro en su unión con el mar. Ahora es ría, y tranquila ofrece el agua dulce a los peces sedientos por tanta sal.
Las lubinas y los reos saltaran de gozo por la dicha y algunos tendrán que pagar tributo por tanta osadía a los pacientes pescadores que desde el malecón, esperan la puesta del sol para lanzar sus cañas a la ventura.
La tarde se vuelve noche despacio, sin prisa, es el ritmo natural de la ría, tan distinto al de la ciudad. Aparecen algunas luces impotentes contra el poder de la noche.
Acaba de terminar un barco su singladura y apenas la estela deja marca en el espejo del agua, en silencio se acerca a puerto buscando el merecido descanso.
Las parejas de jubilados han visto ponerse el sol y en paz, vuelven del paseo a esperar otro día, otro atardecer en Ribadesella.

4 comentarios:

Mª Angeles y Jose dijo...

Que bien lo cuentas!! y como se disfruta! es precioso y la foto fantastica.

Besos

Montañas de Gordón dijo...

Qué bonitas son las tierras asturianas, y qué paz y tranquilidad transmite la foto. Un saludo desde tierras leonesas.

Sara dijo...

¡Disfrutado ese atardecer!....como todos los atardeceres...son para disfrutar....en Asturias además....son para captar, observar, fotografiar....
Preciosidad de entrada
Abrazotesssssssss

Ñoco Le Bolo dijo...


Es todo un placer un paseo por la playa de Ribasdesella, con la Sierra de Cuera mirando tus pasos, y con los Picos de Europa, detrás, esperando tu llegada.
Has empleado una bonita forma de contarlo: Ribadesella, donde el río, rie al hacerse ría.

Expresiones

CristalRasgado & LaMiradaAusente
________________________________