18 junio 2010

Pacanda tras la tormenta.






Tras la tormenta, es cierto, viene la calma y la luz queda atrapada entre los árboles y la montaña.
Pacanda es bella, con una belleza tranquila, reposada, al igual que el agua en los vados de los prados, cuando olvida su querencia de mar y se remansa sin prisa, ofreciendo su espejo al árbol para que sienta orgullo de su porte.
Esta tarde he dado un paseo por Pacanda, entre el río y la montaña, y cada cosa ha vuelto a su ser. El río que salió de madre con el diluvio, vuelve a correr despacio, con el agua transparente, tan limpia que dan ganas de beber. Los árboles soportaron la ventisca y aunque algunos tienen heridas en sus ramas, la mayoría parece que crecieron y se ven más altos.
Estaba preocupado con el nido del jilguero en el cerezo de casa, pensaba que no soportaría el vendaval, con ese viento huracanado y tantísima agua, que pareciera que los cielos estuviesen abiertos, como si san Pedro hubiese perdido ya el control de la lluvia. Antes de la tormenta, veía entrar y salir del árbol a los jilgueros, pero hace tiempo que no veía ningún movimiento, no quería acercarme para no molestar a las crías. Y qué alegría, acabo de ver un polluelo pequeñito en el borde del nido, quiere salir ya de casa, resistió el envite de la tormenta y seguro que su madre le enseña a volar antes de que acabe la primavera.
A las hortensias si les ha sentado bien el agua, abrieron sus flores, azules, rosas y blancas y de un día para otro ha cambiado la luz de la casa.

4 comentarios:

Mª Angeles y Jose dijo...

Que bonito lo que cuentas del nido!

lo de las lluvias depende en que region lo miremos en algunas el agua vino muy bien pero en otras fue un verdadero desastre.

Besos

Sara dijo...

Miguel...entré en un ratito y viaje de tu mano hasta Pacanda, que relajada he quedado...pues has consegdo que me traslade hasta allí y como he disfrutado de este paseo al ladito del rio ya calmado y trasparente.
Un lujazo de fotos de Pacanda
Abrazotes inmensos asturleoneses y llaniscos sobre manera.
Muacksssssss

calata dijo...

precioso lugar nos traes y describes, gracias y un saludo

Rafael dijo...

!Qué suerte para Pacanda que la veamos a través de tus ojos¡¡
Un abrazo