09 marzo 2011

L´Acebal. Llanes rural









A dos leguas de Pacanda, entre quiebras y barrancas está la aldea L´Acebal, pequeña y recoleta, unas cuantas viviendas con sus cuadras de piedra, como manda la costumbre ancestral aún no escrita, y varios hórreos que siguen siendo utilizados para guardar las patatas o el maíz, además de dar cobijo a la leña o poder montar el tendedero al abrigo del orvallo.
Tiene vida propia, aunque con sabor a reliquia, a tiempos que siempre fueron y hoy son difíciles de encontrar.
La cuadra cierra la puerta con el viejo somier, como tantas puertas que quieren cerrar los campos. Es difícil recordar en que época les dio a todos por renovar la cama, quizás cuando se dejó de oír por los pueblos el pregón: “ se estiran somieres y se arreglan paraguas” no tuviesen más remedio que dedicarlos a portillas. Un detalle, en el quicio de la puerta cuelga el paño para limpiar las manos antes de mecer, y la escala justa para alcanzar la yerba si la escarcha deja el prado impracticable.
La higuera, aún en invierno, sirve de florero para colgar los claveles del aire, que como todo el mundo sabe, viven del aire, con dejarlos al sol y la lluvia, es suficiente para que florezcan cada primavera.
El viejo muro se aprovecha como soporte, para que en todo tipo de tiestos se críen las más diversas plantas. Hoy, cerca de finales de invierno están las crasas en plena floración, dentro de unos días será un jardín en miniatura.
El gallo pasea su llamativo plumero entre los los acebos y los hórreos, seguido de cerca por las gallinas, que no le pierden ojo no vaya a cambiar de gallinero.
Como es obligado en cualquier prado que se precie, los del L´Acebal tienen su bañera, que cambió su uso por el de dar de beber a los sedientas vacas. Ya sabréis, a estas alturas, que a alguien se le ocurrió llevar la bañera al campo y en poco tiempo todos los vecinos del concejo hicieron lo mismo.
Sólo me falta recomendar un paseo por L´Acebal al sol de la mañana, con el Benzúa de telón de fondo y si os animáis podéis subir a su cumbre, para disfrutar simultanemente de las vistas de la costa llanisca y los Picos de Europa.

7 comentarios:

Mª Angeles y Jose dijo...

Cada dia me encanta pasar mas por aqui, disfruto de la belleza de los lugares y de tus letras.

Besos

montse dijo...

Nos enseñas y nos explicas con todo detalle todo lo que aparece en cada una de las imágenes, lo que te invita a remirarlas con detenimiento para poder disfrutar de cada uno de los detalles!!
Sin duda, precioso lugar!!
Un abrazo.

Sara dijo...

Ainsssssssssss Miguel, no me hagas esto...bueno si...que así sufro menos porque siento esa tierrina más cercana...casi puedo imaginar que estoy en el acebal, Diossssssssssssssss...y tus letras una delicia.
abrazotedecisivo

Joan González dijo...

HOLA MIGUEL

LLANESSSSSSSSSSSSSS...

SIMPLEMENTE, PARA VER PASAR EL TIEMPO

SALUT
JOAN

ana@artesanodefotos.com dijo...

cada dia haces mejores fotos. se nota lo mucho que disfrutas en asturias. muchos besos desde huelva.
muuuua!
tu anita

pd: con tu perniso me he bajado una para el fondo de pantalla, asi me alegro la vista mientras trabajo.

Ericilla dijo...

Estoo, estuve por allí y me vine sin ver esta Sierra, también es q estuve poco!
Pero qé delito! A repetir la visita. En concreto me hospedé en la Herradura.
Saluditos

calata dijo...

un gran relato con el que describes este entorno campestre, increible.

un abrazo