19 junio 2013

Monasterios de Valvanera, Suso y Yuso. La Rioja.
















 


Esta primavera el Circulo Cultural Valdediós, nos llevó de excursión  a La Rioja, hasta el monasterio de Valvanera en lo más intricado de la sierra de la Demanda, entre bosques de encinas y pinos silvestres, donde  se venera la patrona de La Rioja.
Tomando como base Valvanera, visitamos los monasterios de Yuso y de Suso, levantados en honor de San Millán, antecesor de Santiago, del que se diferencia por su espada flamígera. Las cabezas de cristianos a los pies del caballo se parecen como un calco a las de moros a los pies del de Santiago, casi idénticas a las que acabo de ver en Cuzco (Perú). En este caso  son los indios andinos los que aparecen a los pies del caballo.

El monasterio de Suso, de una sencillez cenobial, se encuentra rodeando los abrigos rocosos que sirvieron de refugio al propio San Millán hasta su muerte en el año 574.  Llaman poderosamente la atención sus preciosos arcos de herradura, como si estuviésemos ante una obra califal. Tenemos  que destacar que el arco de herradura es de origen imperial romano, siglo ll y lll y utilizado en los monumentos visigodos, como la iglesia de San Juan de Baños en Palencia del año 661. Aunque la gran difusión del arco de herradura a partir del siglo Vlll , en occidente, se deba a la cultura árabe, en nuestro caso podemos decir que son visigodos antes que mozárabes.
En este monasterio se escribieron los códices Emilianenses, destacando el famoso nº 60 con sus glosas en romance y euskera de finales del siglo X o principios del XI, los testimonios escritos más antiguos para ambos idiomas.
Quién sabe si los tilos a su puerta, también calmasen a ermitaños y monjes de la rigidez de su regla.

El monasterio de Yuso, (abajo), en la calle Prestiño de San Millán de la Cogolla , se construye entre 1053 y 1067, por orden del rey García de Nájera, para ampliar el de Suso (o de arriba). El primitivo monasterio románico es demolido en su totalidad y se reconstruye en los siglos XVl  de estilo herreriano. Del XVll,  con el barroco, destaca su fachada, y del XVlll, es el trascoro en estilo rococó francés.
De lejos, asombra su grandeza herreriana, de cerca, su fachada barroca con el gran relieve de San Millán a caballo, y de su interior, vamos a dejar a los interesados que se ilustren en internet con la numerosa información que existe al respecto. No viene al caso, en lo que quiere ser una reseña fotográfica, cansar al lector con más detalles.

PIEDRA




9 comentarios:

seva dijo...

Un reportaje bien documentado con una pequeña historia acompañado de bonitas fotos como bonitos son también estos Monasterios que nos muestras Miguel. Una excursión que has sabido sacarle buen provecho, un abrazo compi.

anjespinosa dijo...

Miguel da gusto viajar contigo...Es un fotoreportaje de revista.Enhorabuena me ha encantado.Un saludo desde Almería.-
http://visual-anjespinosa.blogspot.com.es/

Rafa pabernosmatao dijo...

Espero que el apartado gastronómico haya estado a la altura de las fotos y el texto.
Expresiones

Rafa pabernosmatao dijo...

Espero que el apartado gastronómico haya estado a la altura de las fotos y el texto.
Expresiones

ANRAFERA dijo...

Gracias por seguir acercándonos estos rincones con encanto y belleza -precioso el entorno-.
Vistosas fotografías, bien complementadas con tu interesante información.
Un abrazo y mis felicitaciones.
Ramón

Anónimo dijo...

Todo es muy interesante, compadre: la arquitectura, la historia que cuentas de esos lugares y la naturaleza que los rodea.
Expresiones.
Lagartijo.

CABRE dijo...

Excelente trabajo, amigo Piedra. Te superas cada día. Un abrazo

Vicente B dijo...

Que maravilla de fotografías, nunca he estado en La Rioja, pero hace algunos meses me acerqué a Santo Domingo de Silos y espero la próxima escapada sea por estos monasterios. Un saludo y gracias por compartirlo.

Miguel Bueno Jimenez dijo...

José Luis, Antonio, Rafa, Ramón, Domingo, Cayetano y Vicente, una gran alegría veros por casa, en especial a los amigos que andaban perdidos por esos mundos no tan virtuales. A todos un gran abrazo.
Piedra