16 noviembre 2015

No a la guerra



Al igual que las cañas a la orilla del mar, que por mucho temporal que las intente doblegar se mantienen erguidas, así quisiéramos ser ante tantas provocaciones que nos intentan llevar a una guerra sin patria y sin cuartel. En todo momento NO A LA GUERRA, NO a la destrucción de pueblos enteros, NO a las muertes sin sentido.



NO A LA GUERRA

Gritan mudos los lamentos

aullidos sordos impotentes

por tantas guerras provocadas

con armas de manos nuestras.


Hoy duele Siria - Francia.


¿a quién le tocará mañana?


Negocio redondo


vender armas al amigo que será enemigo


para después venderlas al enemigo amigo


no importa confundir la batalla


mientras los muertos los pongan otros


y las armas nosotros.


Piedra

4 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


Tremendos tiempos en los que vivimos, aunque otros pasados fueron peores.
Hay una guerra a declaras, a los señores de la guerra, de las guerras. A quienes por acción u omisión alimentan, y se lucran de los fundamentalismos.
Y las religiones, que si bien son paz, son cuna de intolerancia.
Buen poema Miguel.

Un abrazo, MyM

· LMA · & · CR ·

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Gracias ñOCO.
Tiempos difíciles y peor que lo ponen para defender intereses bastardos.
Nos quieren llevar maniatados de pies y manos a la guerra que conviene a los poderosos.

Expresiones

Piedra

BEATRIZ dijo...

La ideología es el arma más peligrosa Miguel, nos venden Alá sin temor a morir, y esa es la gran ventaja sobre el resto de los mortales. Nosotros si sufrimos los terrores. La política hace su negocio pero la ideología es la que los está llevando a matar friamente. El mundo se nos desmorona. Yo también digo NO A LA GUERRA.

Saludos.

carmen dijo...

“El diccionario de la guerra lo han hecho los diplomáticos,los militares y los gobernantes. Deberían corregirlo los que regresan de las trincheras, las viudas, los huérfanos, los médicos y los poetas.” Arthur Schnitzler
Gracias por su sensibilidad, bicos en paz.