02 mayo 2017

Paseo a Sotres. Asturias.



Salimos de Pacanda, sobre las 10, cuando ya las casinas estaban de reposo en una mañana espléndida de sol.
El valle de Rales y Vibaño exuberante en plena primavera , con un verdadero túnel  arbóreo en muchos  tramos de la carretera que apenas nos dejaba ver el picu Castiello, tan llamativo sobre el pueblo.

Al pasar el Alto Ortiguero, paramos en el mirador de La Molina, descubrimos una cabaña entre los prados del bosque que nos dejó prendados. Tanto que al llegar a casa pusimos un anuncio en face “ Se busca pareja para el verano. No hay TV” con  su fotografía  y hemos tenido infinidad de solicitudes y mensajes privados para reservarla.

El picu Urriellu estaba majestuoso con las últimas nieves de primavera, y no nos cansamos de fotografiar.

Los alrededores de Poncebos eran una romería de gente camino del Cares, los coches aparcados a kilómetros por toda la carretera, nosotros dijimos que subíamos a Sotres y no tuvimos problemas en pasar. Las multitudes no escarmientan, todos se reúnen en los mismos sitios para hacer lo mismo. Una suerte, nosotros pagamos la novatada hace 40 años. Una vez,  Santo Tomás, ninguna más.

El puente viejo de Tielve, una joya primaveral. Hoy  estaba menos cubierto de vegetación y lucía espléndido delante del molino.

Pasamos Sotres para subir al alto de La Caballar, y poder ver el circo de montañas nevadas sobre el pueblo que quedaba como una isla de color entre las praderías.

Al bajar almorzamos en el lugar acostumbrado, el menú que ya conocíamos : fabada, cordero y arroz con leche. Para beber, agua de Sotres.
Como  ya es habitual, un disfrute de rancho, en un comedor con ese gran ventanal a los prados tan verdes.

Piedra













































































4 comentarios:

tecla dijo...

AMANECER EN TONAMBUCTU

Con la luna de plata, nos fuimos a Tonambuctú en busca de los sueños perdidos.
Y allí los encontramos, escondidos entre las piedras, intactos, como estrellas candentes, como soles abrasadores en el fuego del desierto.
Allí estaban, alegres, abiertos, prometedores, a punto para ser gozados.
Y los gozamos, y los poseímos, y los abrazamos, y los devoramos como si fueran nuevos, como si acabaran de nacer,
o como si llevaran siglos esperándonos.
Los gozamos, con la fuerza del viento.
Con la furia de la tormenta.
Con el frescor del agua.
Con el silencio de la noche, con la alegría del amanecer, con la ilusión del primer día, con las uñas, con los dientes, con el fuego, con la Tierra, con el aire, con la brisa........

…Era madrugada cuando salimos de Tonambuctú.

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Qué bonito Soco.
Podíamos quedar en Pacanda para que me cuentes esos cuentos tan bellos que tú sabes.
Después nos vamos a buscar la cabaña.

Besos y expresiones.

Piedra

ñOCO Le bOLO dijo...


Después de leer el comentario de Soco ¿que digo?
Bueno, que vienes cargado con unas imponentes fotos, de esas que dan doble envidia... ¡quien estuviera allí, haciéndolas, y quién estuviera allí, disfrutando de uno de esos bellos paraje que regala Asturias.
Su majestad el Naranjo, impresionante. La cabaña, no la alquiles, que vamos nosotros.

Un abrazo MyM

· LMA · & · CR ·

BEATRIZ dijo...

Qué belleza de escarpadas alturas. Casi siento el aire frío rosar mi cara.

saludos y buen fin de semana.