29 junio 2011

Mirando la sierra. Nerja













Sí, hoy miro la sierra por encima de las cabezas de los turistas, en el Balcón de Europa, y recuerdo otros días, otras noches, otros tiempos, caminando por ella, por veredas, atajos o monte a través.
En pleno invierno, siguiendo las huellas del macho montés en la nieve, para hacer la travesía de Piedra Sillada, desde Navachica al Cuervo.
En noches de luna llena, subiendo por el barranco de los Cazadores para llegar a los Caños del Rey, y acceder a las cumbres con el fresco de la mañana.
Tantas veces con mi primo José y el amigo “Guti”, haciendo caminos hasta el puerto de la Orza, más perdidos que el “pupa”, como aquella noche en que nos quedamos atascados en medio de un ulagar, y tuvimos que esperar el amanecer para seguir la ruta.
Tantas noches, durmiendo al raso, en el puerto de las Ventosillas, como cuando Alonso el de la “Civila” dejó las cabras y nos preparó, con lastones y alhucemas, unos camastros para dormir un poco, bueno, eso es un decir. Alonso, a mi vera, pasó toda la noche diciendo: Miguel, ¡qué noche más calma hace!
Cuantas veces, haciendo el río Chillar, caminando por el agua durante dos días, hasta el nacimiento, y sin encontrar un alma. En esos años a nadie se le ocurría subir a la sierra. Ahora me cuentan, que se reúnen más de cuatrocientos vehículos, para hacer los Cahorros.
En cualquier época del año, para subir al Lucero, al Almendrón, a Navachica, al Cuervo o a las Ventosillas, con tantos amigos del alma, con mis alumnos, con mis hijos, con mis antiguos discípulos, Rafa, Ernesto y tantos, que hoy me duele no poder nombrar, en este recuerdo. Desde aquí, quiero dar mis expresiones más efusivas, a todos los que me hicieron pasar tantos días de ensueño en la sierra.

Las fotos que presento, están tomadas desde el pueblo, no hacen honor a la belleza de sierra Almijara. Mi colección de diapositivas, espero poder presentarlas, en digital, algún día.

13 comentarios:

Sito dijo...

Miguel , que gusto me da leerte. transmites a la perfeccion esas vivencias. Que guapa debe ser esa sierray cuantas historias guardara para si.
Saludos cordiales.

ANRAFERA dijo...

Preciosa Sierra la que nos describes, perfectamente, a través de estas visuales fotografías y experencias vividas en ella.
Un abrazo.
Ramón

gladys dijo...

Qué recuerdos más bonitos Piedra. Llena de la poesía que tienen las cosas sencillas.

Rafa pabernosmatao dijo...

Bueno, Miguelito Bueno, es un placer revivir esos pateos por Almijara leyendo este relato en tan buena compañía. Lo vivido allí nos permite visitarla virtualmente cada vez que nos apetezca. Pero la visita física no hay que despreciarla, esa nos seguirá esperando.
El aludido Rafa.

montse dijo...

Bonitos paisajes de mar y de esta montaña que tantos recuerdos te trae...
Me ha gustado compartirlos!!
Un abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Una preciosidad con aromas a mar del mediterraneo...

Saludos y un abrazo.

Lito dijo...

Yo creo que las fotografías si transmiten la grandeza de esa sierra. Tienes muchas vivencias que contar para los que te conocemos menos.
Saludos.

Nerim dijo...

Una magnifica narración, bien ilustrada que leyendola y viendo las imagenes surge el milagro de estar viviendo esa maravillosa sierra a través de tus palabras.

Ernesto dijo...

Realmente, esos momentos compartidos en la sierra son de los que mejores recuerdos te dejan: conversaciones durante la travesía, reflexiones al lado de la fogata, o el intercambio de comentarios intentando conciliar el sueño.

Expresiones Miguel.

- Ernesto (Pi)

Enrique dijo...

Muchas gracias por llevarme tantas veces, papá. En la primera luna llena de septiembre tenemos que volver. Un abrazo

Bibliolibre dijo...

Mirando la sierra quisiera estar yo ya, pero aún me queda un rato.
¡Qué sierra más guapa tenemos, Miguel!
¡Qué hermosas fotos y que texto más perfecto!
¡Me quito el sombrero, maestro!
... Y sigo pasando calor en la meseta y añorando esos paisajes.
Besos
Bibliolibre

gladys dijo...

Donde andas amigo Piedra? Qué paisajes te tienen tan alejado de nuestras casas?
Nos haces falta.

Miguel Bueno dijo...

Me habeis emocionado con vuestros comentarios, ya se que la entrada es como una despedida de mi querida Almijara, quizás alguno de vosotros me lleve algún día a dar un paseo a pesar de mis achaques. Esa es mi esperanza.
Expresiones muy fuerte.
Piedra