03 octubre 2012

Budapest clásico











Para no desencantar a los enamorados del clásico Budapest, subo una breve reseña de lo más conocido de la capital: Su parlamento, sus puentes, el antiguo palacio real, su Academia y algún museo en homenaje al neoclasicismo tan abundante en esta bellísima ciudad.
El emplazamiento de Buda en la colina, y Pest en la llanura, mirándose una a otra a través del Danubio, tiene tal encanto, que muy pocos pueden quedar inmunes ante tanta belleza.
No he subido ninguna toma de sus balnearios. Con 125 fuentes termales y dos docenas de balnearios, otomanos, barrocos, neoclásicos…  es una pena no haber llevado la máquina a ninguno de ellos. Si he de recomendar que se haga un hueco en la estancia y se disfrute de los baños. Nosotros estuvimos toda una tarde en el agua, en  las enormes piscinas al aire libre  a 32 grados y bien nos mereció la pena. Pena de ver la puesta de sol desde el agua y pensar que no nos quedaba tiempo para volver otro día.

3 comentarios:

Espuma dijo...

Piedra, ¿todo esto has viajado? ¿tantas cosas hermosas estás viendo? la envidia me corroe. :-/


Tantos lugares, tantas cosas tan hermosas en el mundo, y las veré por tus fotos, y las gozaré por tus palabras, y las viviré por tus explicaciones.

Jo. :(

abrazos.

pitufina dijo...

Si que es bello, además su gente tiene fama de artistas y alegres.Os veo pronto.

Espuma dijo...

si existieran las hadas y princesas de los cuentos, diría que ese sería el "andurrial" donde viven. Qué hermosura.