31 julio 2014

A Felipe Prieto



Esta mañana estuvimos una docena de amigos despidiendo a Felipe. De pie, en silencio, ante su ataúd, sin cura, sin responso. No hacía falta.  Queríamos acompañar a Felipe en su último paseo y allí nos reunimos.
Felipe, de prieto, solo tenía el nombre, su bondad y sabiduría irradiaba mucho más allá de su enorme persona y llegaba muy lejos.

Y recordaba el entierro de León, el perro grande que teníamos de niño en el cortijo de Sierra Almijara. Lo llevamos a la pedriza para que descansase en un cucón cerca de casa, y  nos acompañaron más de una docena de perros sin sus dueños, en silencio, hasta que cubrimos de tierra el cadáver.
Fui preguntando a Frasquito:
Este canela ¿de dónde viene?
Del Rescate en la zona de Almuñecar, se tarda casi una hora de camino.
¿Y este zaino?
Del Nacimiento del río La Miel, en la zona opuesta, pero también a más de media hora.
¿Y este?
Del cortijo doña Estefanía.
¿Y el pequeñin?
Del barranco Iglesias.
¿Y aquél de lunares?
Del Cerval, cerca de Rescate…

Se que a Felipe le hubiese gustado conocer mi historia de la despedida de los animales de Almijara,  sencilla, sin ruido, en silencio.
Seguro que  está orgulloso de su hasta luego, tan natural como era su vivir, rodeado de sus amigos.

Como alma inquieta por el saber, estaba abierto a todo conocimiento
-  Miguel, ¿este árbol?
-  Miguel, ¿esta florecilla?
-  Miguel ¿y esta piedra?
-  ¿y esos pajarinos?
-  Son una bandada de estorninos Felipe, ya están de vuelta de su peregrinar.

Ahora, seguro que tendrá todo el tiempo del mundo para seguir aprendiendo y compartir su saber.
Adiós Felipe, hasta pronto.






5 comentarios:

VENTANA DE FOTO dijo...

Espero que ahora esté disfrutando de una vida mejor. La vida es un camino en la que tarde o temprano tiene su final. Sus buenos amigos le recordarán siempre, desde quiera que esté estará agradecido ya que sus amistades más leales acudieron a darle la última despedida.

Me ha gustado mucho esa historia del perro.

Besos

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Gracias, un abrazo desde Pacanda.

Expresiones

Piedra

Anónimo dijo...

Perdona Miguel mi ingenuidad y mi incredulidad. Este sepelio de los perros de Almijara lo has sacado de alguna novela da Vargas Llosa ¿no?
Un abrazo
Plácido Garcia

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Querido Plácido, la historia ocurrió en el cortijo de Mariquita Vela, donde pasaba el verano con mi familia y la familia de Frasquito, capataz y cazador, por eso conocía a todos los perros. Tendría unos 12 o 14 años, y desde entonces la recuerdo muy bien y acompaño a todos los amigos que se van.

Expresiones

Piedra

antonio jose alonso garcia dijo...

Asi se van los amigos, en silencio y sin despedirse, lo lamento Miguel