22 julio 2014

Palestina



Borran tu nombre
Cercan tu tierra
con muros infinitos
de hormigón y alambradas
Construyen un gueto
encierran a tu gente
mueren de sed y hambre
Masacran a tu pueblo
arrasan tus ciudades
no dejan piedra sobre piedra.

Y yo sigo el correr de los días
sin rebelarme
contra este genocidio silencioso
de hambre, sed y fuego
de destrucción de todo un pueblo.

Y sigo al sol que me calienta
el mismo sol que te quieren robar
como si no fuese este sol
la misma luz para todos los
hombres de la Tierra.

Miguel Bueno

5 comentarios:

Montañas de Gordón dijo...

Hola Miguel...

Qué gusto volver a visitar tu rinconcito de la red...

A ver si a partir de ahora tengo más tiempo libre...

Muy cierto lo que dices en esta entrada... somos carne para los países, muere uno del primer mundo (Israel) y se monta la de dios... mueren 500 del tercero (Palestina) y son números... la típica hipocresía de la sociedad moderna.

Y que conste que en mi caso, al menos, no estoy ni a favor de unos ni de los otros, pero una muerte es una muerte, sea donde sea.

Un saludo Miguel y muchas gracias por tu invitación, la tendré en cuenta.

Hasta pronto...

VENTANA DE FOTO dijo...

Tanto dolor!, tanto sufrimiento!, sin que nadie haga nada para evitarlo y como siempre ocurre, esto recae en las clases menos favorecidas.

Besos

Esmeralda dijo...

Buenas palabras !!!
Por qué tantas injusticias????
Un desastre

Abrazos

Lasinverso dijo...

Felicidades por este poema que comparto en lo más profundo de mi corazón.

abrazos

Ripley dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.