28 marzo 2016

In memoriam de Miguel Hernández





Mañanas de primavera

Silencio

Nadie cante tus versos

De hambre y cebolla

De los amigos del alma

Aceituneros altivos

Yunteros los niños

De sudor y olivo

Carne de yugo

Toro de España

Alza la negra espuma

Despierta, levanta

La muerte no es muerte

Si tu voz retumba

Por sierras y campos

Entre estrellas y luceros

Vientos del pueblo

Te llevan muy cerca

Por los páramos de las Españas

Asturianos de braveza

Andaluces de relámpagos

Gallegos de lluvia y calma

Gritad conmigo

Miguel, Miguel

Que nuestra voz suba  a los montes

Baje a la tierra y truene

Ahora y siempre.


Miguel Bueno

5 comentarios:

Esmeralda dijo...

Wooooooo Miguel !!!!!

La foto es preciosa pero el poema está lleno de belleza... genial

Abrazos

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Gracias mi querida Esmeralda.
Abrazos y muchas expresiones.

Piedra

ñOCO Le bOLO dijo...


Copio a Esmeralda. Lo ha dicho todo.
Esa foto es una maravilla. Esa dorada luz entre la neblina, y esa costa que costa! con esas formas que quieren empezar a navegar... como un día quiso hacerlo un muelle asturiano, pero esa ya es otra historia.

Un abrazo MyM

· LMA · & · CR ·

La utopía de Irma dijo...

La foto es simplemente perfecta ainsss esas nanas de cebolla...

Abrazote utópico, Irma.-

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Gracias Inma. Bienvenida por estos andurriales, ya haremos algun camino a la vera.
Expresiones
Piedra