02 abril 2016

La Temporá. Nerja.



La temporá, Nerja.

De Fornes, de Játar, de Arenas, incluso de la misma Alhama y demás pueblos del Temple, bajaban a Nerja por los caminos de la sierra, reatas de mulos a trabajar en la temporá.
En esos días cambiaba el aire de la ermita, la carretera se llenaba de bestias cargadas de cañadú, unas, carretera arriba, camino de la Maquinilla y otras, las más, carretera abajo buscando La Torna para llegar a la Fábrica.
Los chiquillos corríamos tras las bestias, intentando robar algún cabo para chupar unos canutos, la pelea con los arrieros no tenía cuartel, y a veces alguno se apiadaba de nosotros y nos dejaba chupar.
Mi amigo Bernardo, el padre de la zaga de los gitanos carniceros de Nerja, me contaba que cuando joven, estaba frito por chupar caña y no le dejaban en ningún sitio. Se fue a la Fábrica y Antonio Arce le dijo: entra ahí y no salgas hasta que te hartes. Se metió en el troje y cuando salió no podía moverse del dolor en las encías y los retortijones de vientre.
Antonio Arce, administrador de Larios, era de tal memoria, que conocía a todo el pueblo por nombre, apellidos y motes, casi todos los nerjeños eran o habían sido trabajadores de la Fábrica, y Antonio conservaba en su cabeza la relación de todos ellos.
Cuando cerró la Fabrica, pero seguía de administrador de Larios, se entretenía nombrando a cada una de las cabras que salían en piara por la puerta de la Fábrica. De todas conocía su historial, y cuantos partos habían tenido, sin necesidad de usar ningún papel para apuntarlo.

Ayer estuvimos en una exposición sobre el “El azúcar en la provincia de Málaga” en el centro comercial el Ingenio de Torre del Mar.
Queremos felicitar a los organizadores por la gran labor de dar a conocer nuestro patrimonio cultural e industrial. Toda labor es poca para proteger y conservar los restos de nuestra industria azucarera.

Texto Miguel Bueno
Fotografías: Ingenio de Maro y Fábrica de Maro. Nerja. Miguel Bueno

5 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


Pues también hay que felicitarte a ti por este detallado texto, bien salpicado de anécdotas, que nos permite conocer la vida de la 'temporá', que seguro no era una vida fácil.
Las fotos, como siempre, estupendas.

Un abrazo MyM

· LMA · & · CR ·

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Gracias ñOCO.
Una pena como se va perdiendo gran parte del patrimonio de estos pueblos costeros de Málaga,todo se reduce a urbanizaciones que de "pueblo andaluz" solo llevan el nombre.

Expresiones

Piedra

tecla dijo...

Buenos y dulces recuerdos, Piedra. Yo también recuerdo haber chupado cañadú, no me volvía loca pero al resto de los niños, sí.
Ha sido una entrada preciosa.

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Gracias Soco.
Ahora te venden el zumo y ya no hay que chupar. Aunque el cultivo para azúcar o miel se ha perdido, hay un cultivo residual, en pequeña escala, para hacer zumos.
Expresiones
Piedra

Esmeralda dijo...

Acompañas tan bien las fotos que cobran vida y te transportas al lugar

Abrazos