29 mayo 2009

El halcón de San Martín


El halcón peregrino otea el mar, se sorprende por el ritmo incansable de las olas, que unas veces se preparan extendiendo un manto de espuma blanca, como pidiendo permiso a la arena para poder llegar a tierra, y otras, directamente, se acercan a las rocas levantando al cielo la blancura, haciendo exhibición de su fortaleza.

El peregrino ha dejado un momento la tierra a los caminantes de Santiago, se asoma a la mar, reconoce que está bella, ni enfurecida a lo bravo, ni vencida impotente ante la inmovilidad del acantilado. Hoy parece querer hacer las paces con el arenal y extiende lentamente el agua a sus pies sin osadía, sin molestar.

El ave no levanta el vuelo, no necesita elevarse para guardar su territorio, tranquila, se sabe dueña del espacio entre el mar y la tierra, nadie le disputa su reino. Vendrán otros días en que otros “pájaros de ciudad” querrán compartir tanta belleza y no tendrá más remedio que refugiarse en sus cuarteles de verano, allá en lo más alto de la sierra, pero ahora la playa está desierta.

Fotografía: arenal de San Martín (Llanes).

8 comentarios:

bkbono dijo...

molan tus paisajes

gracias por mirar mi blog y eso

Miguel Bueno dijo...

Querida Isabel, un honor el que disfrutes de mis rincones, espero que tambien disfrutes pronto de los textos. Los tuyos cada día son una sorpresa agradable. Expresiones y muchas cosas.
Piedra

Anónimo dijo...

Mi querido Miguel: quien pudiera ser el halcón peregrino para poder otear en el mar de mis días y descansar y caminar por esas playas camino a Santiago.
Mucha belleza en el paisaje y majestuosidad en tus palabras para describirlo. Me agrada muchísimo leer casi a diario tus maduros escritos.
Mientras...y en tanto camino días de otoño y ocres como una gaviota que sueña con un mar cercano.
Me acompañan viejas músicas que acunan palabras de amor que al igual que al halcón me hacen sentir tranquila en mi territorio de camino y piedras.
Con el inmenso cariño que nos une mi querido poeta, te mando un gran abrazo.
Susana

Anónimo dijo...

Me ha costado trabajo encontrar al halcón, pero quién pudiera estar un rato en su lugar contemplando una de las playas más hermosas que conozco y que,encima, tenga un testigo que pueda describir tanta belleza.
Expresiones... te seguimos leyendo y disfrutamos con ello.
Chiqui

Miguel Bueno dijo...

Mi Susana,!qué contestar a tus bellos comentarios!
Sería un disfrute el compartir la belleza de estos rincones contigo. Quizás nuestro sueño algún día se haga realidad.
Un abrazo
Miguel

Miguel Bueno dijo...

Querida Chiqui, a algunos envié un anpliación donde se ve bien al halcón; de todas forma es una excusa para mirar el arenal.
Gracias por tus comentarios siempre tan fieles.
Un abrazo
Piedra

Rafael dijo...

Veo mucha similitud entre el falo del hórreo y el halcón. Te he pillado !!ESTO ES UN TRUCO FOTOGRÁFICO¡¡. Lo del pájaro es la excusa, escribes muy bién de cualquier cosa.
Un abrazo

Gatto999 dijo...

Great shot !...
Great place !...
Ciao from Italy
:)