19 septiembre 2014

Guggenheim. Bilbao

 

Volumen, luz, espacio.  Líneas rectas que no tienen fin, curvas que quedan abiertas. Juego de materiales que parecen quedar colgados del aire. Catedral de la cultura.

Caminando por sus entrañas  podemos imaginar las sensaciones de un peregrino del siglo XV al entrar en la catedral de León, y si además lo rociaban de incienso, seguro que alaba a Dios por haber creado tal maravilla.

Ahora, claro, aunque la sensación sea parecida, a los que no creemos, nos sigue impactando la belleza.
No serán las vidrieras de las ventanas góticas con esa luz matizada, pero el espacio del Atrio, con esos amplios ventanales donde los edificios del exterior parecen entrar al interior del museo, sobrecoge al visitante y lo prepara para que acceda a las salas de exposición con otro estado de ánimo, dispuesto a emocionarse ante cualquier obra de arte. Si  además, el artista es Braque, estaremos en trance un buen rato.

Es muy difícil hacer un reportaje fotográfico de un edificio tan fotografiado. He intentado en mi selección dar una idea de la belleza de sus líneas interiores, me parece que el exterior es sobradamente  conocido.
Espero que no os desagrade.  Gracias.












10 comentarios:

Rafa pabernosmatao dijo...

Enhorabuena camarada!!! Eres un ser afortunado. No sólo has podido ver y fotografiar el Guggenheim, sino que encima, te ha gustado!!! Tú has nasío pa esto...

Anónimo dijo...

Compadre, muy buenas fotos. Como museo, es más interesante el continente que el contenido.

carmen dijo...

Qué edificio tan magnífico, y cada foto, un monumento! No sabría con cual quedarme. Gracias por este mágico paseo!!

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Rafa, tú si que eres un tio apañao. Ganas ya de que lleves a buscar setas.

Expresiones

Piedra

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Compadre, todo un honor volver a verte por esta, tu casa.
Gracias por el piropo.

Expresiones

Piedra

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Mi Carmen, siempre tan atenta con mis trabajos. Bicos.

Expresiones
Piedra

Esmeralda dijo...

No he visto el museo aunque arquitectónicamente me encanta ....tu has elegido unos detalles fenomenales..
preciosas fotos Miguel.

Abrazos

Raquel dijo...

Me considero afortunada por tener esta maravilla de la arquitectura tan cerca y poderla disfrutar de vez en cuando, en días estupendos y soleados (como éstos de septiembre) o en los abundantes días grises que tenemos durante el año. Es un edificio que por muy visto que se tenga nunca deja de sorprender. Me encantan las fotografías que has seleccionado Miguel, nos muestran una visión menos habitual pero también hermosa y sorprendente.
Saludos.

VENTANA DE FOTO dijo...

espero que algún día pueda visitarlo, mientras tanto me conformo con ver tu magnífico reportaje.

Besos

Anónimo dijo...

Muy buenas fotos Miguel , gracias por compartirlas