08 septiembre 2014

Salinas de Añana. Álava













Hace 200 millones de años, durante el periodo Triásico de la era Mesozoica (secundaria) , el único continente Pangea comienza a dividirse y la actual España se situaría en el margen continental que rodeaba el mar Tethys, bajo un clima cálido y árido, más cerca del Ecuador que en la actualidad.

En este ambiente de margen continental con plataformas someras inundadas por el mar, se depositan las facies germano- andaluz del Keuper, con arcillas abigarradas (diferentes colores), margas y abundantes evaporitas (sal común y yesos), junto a calizas oquerosas “carniolas” e intrusiones de rocas volcánicas “ofitas”.

Estas sales, en nuestro caso de Álava, quedaron enterradas a 2400 m. de profundidad por depósitos posteriores de diferentes materiales. Pero como ocurre con el aceite que queda bajo el agua, la sal , de menor densidad, asciende formando “domos” (colinas ) o llegando a perforar los materiales suprayacentes para emerger a la superficie en forma de diapiro.

En el caso del valle de Añana, donde un gran diapiro salino sale a la superficie, solo nos queda que las aguas de lluvia se infiltren en el terreno y después de disolver la sales emerjan en diferentes manantiales salados.

La particularidad del valle salado de Añana es que  al ser muy estrecho y de gran desnivel, las terrazas de evaporación se han construido sobre plataformas elevadas con pilones de madera, aprovechando las “carniolas” y en algún caso las “ofitas” para los muros de contención.

El costo de este modelo artesanal  de explotación es tan elevado, que no sería posible hacerlo en la actualidad si los grandes cocineros “Michelín”  no hubiesen puesto de moda el uso de la escama de sal.  En realidad no tiene un sabor diferente, solo es sal - cloruro sódico -, pero sí,  la textura en escama da una sensación distinta en boca.

15 comentarios:

carmen dijo...

Qué lugar tan peculiar, y bonito, con las casas asomadas a las salinas. Me gusta lo que nos cuentas, les tendré algo menos de manía a los snobs culinarios luego de saber esto de las escamas. Gracias por todo!

Anónimo dijo...

Precioso sitio Papa, se lo leeré a tu nieto y me dará para explicar mucho. No te importa que sitúe a los dinosaurios en la pangea para que no pierda el hilo. Besos.

Rafa pabernosmatao dijo...

Ozú océ!!!

martin caicoya dijo...

La combinación de un magnífico fotógrafo y un sabio geólogo no puede ser mejor para mostrar y realzar el interés de las salinas de Añana. Gracias

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Carmen, seguro que disfrutas con tus escamas de sal.

Abrazos

Piedra

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Gracias Enrique. Besos para ti y los tuyos.
Papá.

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Gracias Rafa, había olvidado que durante mucho tiempo fui "océ".

Expresiones

Piedra

Miguel Bueno Jimenez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Bueno Jimenez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Bueno Jimenez dijo...

Gracias a ti, Martín, por tus cariñosas palabras.

Abrazos y expresiones.

Piedra

Esmeralda dijo...

Siempre alucino con tus explicaciones tan didácticas... he visitado alguna salina pero como estas fotos que nos traes hoy ... nada .... son una pasada.

Me ha encantado tu post.
Aprovéchate de Pacanda que ya te queda menos ...

Abrazos

tecla dijo...


Es una explicación profunda y bien documentada la tuya, que me deja un tanto alucinada.
Me gustaría probar esas escamas de sal de que me hablas como si me estuviera tragando las profundidades más hondas del Tiempo y de la Tierra. La quintaesencia de la Vida.

tecla dijo...

Todos tus post me gustan muchísimo.

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Gracias Esmeralda. No puedo quejarme, mi vida como docente me dió muchas alegrias y hoy mis mejores amigos son mis antiguos alumnos.

Expresiones

Piedra

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Gracias Tecla.
Ya he contado que es muy fácil conseguir escamas de sal: dejas evaporar una sal muera en una vasija poco profunda, moviendo de día en día y te ahorras un dinero.

Expresiones

Piedra