20 abril 2011

Entre dos luces. Nerja







Al caer la tarde en el Balcón de Europa, sobre el mar, al pie de la montaña, la luz va cambiando los perfiles de sierra Almijara. El tajo el Sol hace honor a su nombre, y tras el Almendrón es el último en despedir los rayos del sol cuando el reino de las sombras ya domina sobre la cumbre de la Cuesta del Cielo. El paseo casi sin saberlo se ilumina y el campanario quiere asomarse a mirar entre las ramas de la centenaria araucaria.
La gente pasea al ritmo cansino de la tarde, algunos llegan hasta la barandilla del Balcón para mirar como rompen las olas en el acantilado y otros vuelven su mirada hacia las cumbres siguiendo el juego de sombras en la sierra. La noche en estos días de primavera se hace rogar y en esta semana, además, ha de luchar con la luz de la luna que sale triunfante sobre el cerro Las Puertas. Como sabéis, en Semana Santa se festeja la primera luna llena de primavera.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

he visto miles de fotos de la Cueta del Cielo y ninguno tan bonitos que las que se ve aqui. Un abrazo. Diana

loganfugado dijo...

Esa luz sólo puede ser ésa luz.
Y esos colores.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Como siempre amigo, un placer haberme pasado de nuevo por tu casa.

Saludos y un abrazo.

gladys dijo...

Qué placer contemplar tus fotos Piedra. Magia pura.
Un abrazo.

ANRAFERA dijo...

Fotografías llenas de detalles, estupenda luz y preciosos tonos.
Felicitaciones y gracias por acercarnos este bonito lugar.
Un cordial saludo y feliz fin de semana.
Ramòn

BEATRIZ dijo...

Excelente recordatorio de lo bello de Nerja, montañas escarpadas asomandose al Mediterráneo, un transitar casi continuo de gente conocida y desconocida pero siempre admirada de la topografía que permite tantas y hermosas vistas-

Nostalgia en mi recuerdo.

Feliz fin de semana y feliz Pascua.

Mj dijo...

No sabía lo de la celebración de la primera luna llena de primavera...
Qué imágenes nos regalas siempre Miguel!

Un beso, desde nuestro Sur!

Elchiado dijo...

emblemático Cielo.
imponente estampa,
como la de un gigante
dormido


Bueno, me marcho ya, volveré otro día. Fue un placer, un abrazo.