12 septiembre 2011

Torre almenara del río de la Miel, Nerja.




   Aún en su mitad partida, mira hoy la mar rendida a sus pies. Fueron otros días, otros avatares de mar brava los que le hicieron entregar parte de su arboladura.
Recuerda como un sueño, cuando en su almenar se levantaba una gran ahumada durante el día o un gran fuego en la noche, para dar alerta de tropas enemigas llegadas de Berbería o de la cercana Gibraltar, tanto daba unas como otras. 
Todos apreciaban el buen papel que se fabricaba en el cercano molino del río de la Miel, desde que el gobernador de las Américas Manuel Centurión Guerrero de Torres, que lo fue en la provincia de ultramar La Guayana, lo levantase en 1799. (Se conserva la gran mole del edificio del Molino de Papel y el escudo gentilicio de los Centurión en su fachada).
Durante muchos siglos anteriores protegió de las aguadas sin alcabalas, a tantos como deseaban las permanentes y ricas aguas del río de la Miel, que desembocan cristalinas en la misma mar mediterránea. (Hace años me sorprendió ver beber agua en el mar a una piara de cabras, al pie de la torre. Con la mar en calma, el agua dulce, de menor densidad, flota sobre la salada, como tuve la curiosidad de comprobar, al ver las cabras dentro del mar.


TORRE DEL RIO DE LA MIEL

“Dista esta torre media legua de la antecedente, su costa áspera de peñascal y tajos a la mar. excepto dos pequeñas playas. tiene dos cañoncitos de a cuatro de bronce, su almacenito de pólvora, torreros y tres soldados, necesita alguna reparación su parapeto.
Entre esta y la anterior torre desemboca el Arroyo de la Miel, que siempre tiene agua y se defiende de la presente torre”.

“Relación del estado de todos los puestos fortificados de los ocho Partidos de la costa del Reino de Granada”. Antonio Mª Bucareli y Ursúa 1762 . Legajo 3121 Archivo General de Indias. Sevilla.

Aunque los orígenes de las torres vigías en nuestra geografía peninsular se remontan a época romana, nuestro litoral se protegió de forma sistemática con torres de almenara en época nazarí. Fundamentalmente se construyeron en tiempos de Yusuf I, bajo la dirección del primer ministro Abu-l- Ridwan ( 1329-1359 ).

almenara1.
(Del ár. hisp. almanára, y este del ár. clás. manārah, lugar donde hay luz, faro).
1. f. almenar1.
f. Fuego que se hacía en las atalayas o torres para dar aviso de algo, como de tropas enemigas o de la llegada de embarcaciones.

6 comentarios:

Mª Angeles y Jose dijo...

Muy bbonito todo lo que nos cuentas ,la foto tambien muy bonita.

Besos

Nacida en África dijo...

Mi querido amigo: Cuando veo restos de alguna torre o de un castillo mi alma soñadora no puede evitar reconstruir mil historias que pudieron suceder en aquel lugar y veo que a ti te sucede lo mismo.

Brisas y besos.

Malena

Olegario dijo...

Y entre las dos Torres, circula zigzagueando, el Arroyo de la Miel, que siempre va con agua.Precioso tu comentario que nos lleva a esas fortalezas que defienden las Torres. Un abrazo.

Oréadas dijo...

Interesante lo que nos relatas,
el mar rendido ante la fortaleza de una torre.
:-) La fotografía preciosa
Un saludo

ñOCO Le bOLO dijo...


· Los contrastes acusados en la costa son siempre bellos.

· Salud·os

CR & LMA
________________________________
·

poniente dijo...

Conozco ésta zona no hace mucho y estoy cautivo de su belleza y singularidad. Naturaleza, historia, patrimonio humano..... ¡Cuanta belleza! ¡Cuantas historias, sucesos, personas habrán visto éstas piedras!
Hace una semana volví a disfrutarlas y asistí embelesado como caía la tarde y se hacía de noche. Se lo recomiendo a cualquiera. Es una experiencia sanadora.